313 visionados 0 comentarios

ESTA CASA ERA UNA RUINA. Vuelve el terror a Amityville en forma de inclasificables films.

por en 26 agosto 2021
 

Aunque los medios audiovisuales parezcan sacárselos de la manga como churros, conseguir crear un icono, uno que perdure realmente en el tiempo, es una tarea muy complicada. Que este icono sea un edificio es todavía más difícil. Ahí están el motel Bates (a.k.a. la casa de “Psicosis”), por obra y gracia de la imitación del cuadro “Casa junto a la vía del tren” de Edward Hopper (y luego dicen de la apropiación cultural), el hotel Overlook y, por supuesto, la casa de Amityville (Mansión Winchester, gracias por jugar). Y, si entre estas, tenemos que elegir a aquella que se le ha sacado tanta punta que se ha roto el lápiz, el premio sin duda se lo lleva el escenario de las matanzas de las familias DeFeo (prometo que no me lo invento) y Lutz.

La mansión de AmItyville, o mejor dicho el 112 de la Avenida Ocean de Amityville, ha sido desde los horribles crímenes que le dieron fama, carnaza de buitres y espectadores de magazine matutino, logrando que, con el paso de los años, hasta hayan tenido que cambiar su número y alterar su conocido exterior. Todo en un vano intento de eludir a los curiosos ávidos de emociones. Ahí es nada. Como se suele decir, cuando los cuerpos todavía estaban calentitos, apareció una novela, “The Amityville Horror”, que abrió la caja de los truenos y, apenas 5 años después (1979) del drama, la película homónima ya estaba en los cines, añadiendo numerosos sucesos paranormales al cóctel. La mecha estaba prendida para todo lo que vendría después.

Hasta la fecha, más de 20 producciones se han aprovechado del nombre Amityville con contenido más o menos terrorífico. A la mayoría de lectores, seguramente la cinta que más le suene sea “La morada del miedo” (2005), quizás la única, al menos por estos lares (ya que se trata de un caso más de traducción creativa) que no se aprovechaba del nombre Amityville y que contaba con un Ryan Reynolds preDeadpool. Pero hemos tenío de tó, desde falsos documentales (“The Amityville haunting”, 2011) a cintas donde la casa era un mero juguete a imagen de la original (“La casa de muñecas de Amityville”, 1996) pasando por otras que simplemente (hay que tener morro) tenían lugar en el mismo pueblo (“The Amityville asylum” (2013).

Tantas, que hasta alguna entrega se bautizó directamente con el año (“Amityville 1992: Es cuestión de tiempo”, 1992)… Ni hay que esperar a ver la película para que empiecen las coñas. Si incluso ha habido una en la que el origen del mal era un mono de juguete (“Amityville: legacy”, 2016) y que fue justo la anterior a la última estrenada en la gran pantalla, “Amityville: el despertar” (2017), cuya parte más terrorífica es que estaba producida por Harvey Weinstein. Eso sí que acojona de verdad.

Pero como decía la canción, el show debe continuar y tres nuevas producciones llegan para mantener vivo el nombre de Amityville… O para rematarlo del todo. El primero y más llamativo es, sin duda, “Amityville: Shark House”, de la que recientemente os hemos hablado en esta página. Una película que ya no tiene ni la vergüenza de presentar la icónica fachada en su póster, sino que toma una mansión sureña de imagen de acceso libre, fusionándola con un híbrido más inexplicable que los surgidos de la máquina de Seth Brundle.

Pero por si no bastaba, también se presenta en el horizonte y vía Lionsgate The Amityville moon” (2021), como nos información en la web Horror Society. Llegará en breve a plataformas sumando al producto licántropos varios, y de la mano del director de “The Amityville Harvest”, Thomas J. Churchill. Hay gente que no escarmienta. Hay trailer y todo.

Y por último una sorpresa para todos los amantes del subgénero “cop”. Porque la humanidad lo necesitaba, o no, llega “AmItyville Cop” (2021), bajo la batuta de un viejo conocido, Gregory Hatanaka, director nada más y nada menos que de “Samurai Cop 2: Deadly vengueance”, que muchos recordarán con cariño de pasadas Cutrecones… Cómo encaja o no en el universo AmItyville habrá que esperar para averiguarlo.

Mucha vida le queda a la que ya podemos llamar Amityvillesplotation… Si aceptan sugerencias a ese AmItyville con cocodrilos que pide ya el pseudogénero (que hasta Disney sabe que las cosas mejoran con cocodrilo, y si no que se la digan a “Loki”), yo pagaría por ver la versión transformer, donde la mansión encantada se convirtiera en un robot que luchase con dinosaurios o similar, o quién sabe… Tal vez ya esté en la mente de alguien. Amityville es así.

Comentarios

¿Te gustó? ¡Puedes apoyar a CINECUTRE con Patreon!

Comparte esto:
¡Sé el primero en comentar!
 
Deje una respuesta »

 

Dejar una respuesta 

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada