Seytan (El Exorcista Turco ) (1974)

por Cacamanen 10 julio 2020
La verdad es que llevo sin ver El Exorcista muchos años, y nunca me ha llamado especialmente la atención. Y miedo, lo que se dice miedo, pues tampoco me aterroriza demasiado ver a una cría dar botes en la cama. Siempre me han dado mucho más miedo los zombis, y los animales submarinos. Cuando vi a los zombis de House of the Dead de Uwe Boll nadando, pasé momentos de angustia.

P, La Semilla del Mal (2005)

por Cacamanen 6 julio 2020
Son las 4 de la mañana, acabo de volver de ver la PUTA MIERDA MÁS GRANDE QUE HE VISTO JAMÁS. Poneos cómodos, lo que voy a contar es MUY DURO.


Fenómenos Sangrientos (1972)

por Seagalen 6 julio 2020
“¡Hay que alertar a los jóvenes del peligro que entrañan las drogas!”. Semejante revelación surgió en las mentes de  Hawkes y de Grinter, dos cristianos convencidos que veían cómo la marihuana y otras sustancias se estaban tragando a la juventud de su país. Así que ni cortos ni perezosos decidieron rodar “Blood Freak”, una película para mostrar los riesgos de los “porros”.

Alucarda (1978)

por Watchfulen 3 julio 2020
Saludos a todos niños y niñas, espero que hayáis disfrutado de vuestras vacaciones de Semana Santa y de todas esas zafias películas de romanos con las que cada año Televisión Española nos taladra las sienes. Lo cierto es que la consabida traca de truños histórico-religiosos tan acostumbrada en estas fechas ha constituido una excusa perfecta para redactar esta crítica en lugar de, por ejemplo, ponerme a tirar petardos en el hueco de la escalera de mi edificio. Porque la película que hoy os traigo guarda una estrecha relación con la temática beata de las películas que nos incrustan estos días en la tele. Si amigos, hoy va de Dios, el Diablo y la madre que los parió a los dos. Hoy va de… Alucarda.


Resident Evil: Afterlife (2012)

por Cacamanen 19 junio 2020
¿Existen las películas calientapollas? Es un enigma que ha mantenido a los científicos cinematográficos en jaque, desde que los Lumiere rodaron a un grupo de trabajadores saliendo de una fábrica. Para desentrañar de una vez el enigma se filmó “Residente Evil 4” (bueeeno, 4 no, mejor ¨Afterlife¨) y los resultados no podían ser más reveladores: SÍ, EXISTEN.