CRITICAS
300 visionados 0 comentarios

Ekipo Ja (2007)

por en 12 octubre 2020
 

Nota: La categoria “Cine de Catástrofes” es totalmente merecida por esta película.

Tengo un amigo llamado Eugenio. Os lo presentaría, pero ya le conocéis: Hizo de Nuria Roca en Jepeto Boy Redemption. Uge (como le llamamos los amigos) es un joven normal, con gustos normales. Escucha El Barrio, se compra él mismo su ropa (y no como yo, que me la compra mi madre), tiene coche propio y trabaja en una tienda de muebles. A pesar de nuestros gustos tan dispares, somos grandes amigos. Sobre todo él, que accede a tragarse gran parte de la mierda que yo veo, juega conmigo a la consola (a pesar de que sabe que siempre va a perder) y se humilló públicamente al participar en mi antes nombrado cortometraje… Está constantemente haciéndome favores.

Los Cuatro Jinetes del Apocamierdalipsis

Yo sabía que de un modo u otro debía devolverle estos favores algún día… Y ese día llegó.

Uge es un gran seguidor del programa de Cruz y Raya. De vez en cuando usa las famosas muletillas que barruntan los personajes de los dos humoristas en el show (“Papa p,alante, papa p,atrás”, “P´a la saca”). Pues bien, adivinad a quién arrastró el malvado Eugenio a la sala de cine a ver a estos dos humoristas… Exacto, a mí y al resto de mis amigos.

Estaré siempre encantado de corresponderte a los favores, Uge, pero, me cago en todo, cómo te has pasado.

El culpable de esta crítica

Y es que El Ekipo Ja es al cine español, lo que la puta mierda es a la mierda en general. Qué basura, Dios Santo. Lo siento por Juan Antonio Muñoz (el gordo de Cruz y Raya), me cae genial e incluso me he llegado a reír con su programa, pero jamás le perdonaré por haber creado semejante cagada.

Desde el minuto cero empiezas a desear estar muerto, o en casa, o muerto en casa. Sólo quieres parar de sufrir. Buffff os cuento de qué va, aunque seguramente no os importe:

El gitano Juan de Dios (interpretado por ya sabéis quién) ha fundado una banda llamada “El Ekipo Ja” (se supone que parodiando El Equipo A, pero la película no tiene nada que ver con la serie de los cuatro mercenarios), cuyos integrantes son El Papa (José Carabias), el Negro Casiano (uno de Los Chunguitos, que va disfrazado de M.A.), El Contador (Arévalo en su nuevo suicidio artístico) y otros dos o tres que no me acuerdo.

No se han molestado ni en buscar un coche tunning de color negro que se asemeje a la famosa furgoneta negra de El Equipo A

El Ekipo Ja consigue un relicario (un armarito de madera con dibujos de Jesucristos y demás gente) a una banda de rusos. Pero a la hora del intercambio, se descubre lo que buscaban los rusos: un pequeño cofre que contiene un anillo que otorga suerte infinita a su poseedor.

Uhuhuhu qué gracioso, unos rusos que beben Vodka y cuando hablan acaban todas sus palabras en “-lov”… Qué putas ganas de suicidarme coño…

El resto de la peli es El Ekipo Ja de un lado a otro, conociendo a estúpidos personajes sin gracia, haciendo cosas sin gracia, y contando gracias sin gracia…

Por favor, señor Carabias: Elija mejor los trabajos cinematográficos en los que participa, ya he tenido que hacer dos análisis en los que aparece usted… Y me da rabia, yo le admiro. Usted ha puesto voz a muchísimos personajes de mi infancia. No me obligue más, por Dios.

Todo en El Ekipo Ja es patético y completamente incapaz de hacerte sonreír lo más mínimo. Al principio de la película debería aparecer un texto en el que pusiera:

“Atención Espectadores: Si ustedes se ríen tan sólo una vez viendo esta película, deben saber que sufren RETRASO MENTAL”

Lo de la pistola hecha de residuos plásticos podría haber tenido gracia, pero lo desaprovechan totalmente.

El humor de este film parece concebido exclusivamente para las mentes subdesarrolladas de, por ejemplo, un bebé, un retrasado o un bakala. Y ni tan siquiera les haría reír, porque los bebés no son tontos, los retrasados no lo son tanto y los bakalas sólo se ríen con chistes de porros y de tetas (que gracias a Dios no hay en El Ekipo Ja; bueno de tetas sí, pero pocos).

La única risita que oímos durante toda la puta película se sucedió justo en este fotograma. ¿La culpable? Una chica que se sentó detrás nuestra… Que Dios la perdone, que yo no lo hago

Las parodias son tan ridículas que no puedes más que echarte las manos a la cabeza y desear que todo acabe rápidamente. Y con todo me refiero a TODO. Todo lo que haya en el planeta y en el universo. Todo.

Y los cameos… ¡¡¡¡Por Dios Santo LOS CAMEOS, YEAAAAAAAAAAAAAAAAAARRRGGGGGGHHH!!!! Intentando imitar los, más o menos justificados, cameos de las películas de la saga Torrente, aquí en El Ekipo Ja han caído en el mayor de los ridículos. Aparte de cutres y sin venir a cuento de nada, son lastimosos. Ya me diréis qué COÑO PINTA EL DE UN PASO ADELANTE EN LA PUTA PELÍCULA ESTA. ¿Y EL ISMAEL DE GRAN HERMANO POR QUÉ COÑO SALE?. ¡¡¡LAS SUPREMAS DE MÓSTOLES, DIOS, LAS SUPREMAS DE MÓSTOLES AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARGH!!! (gracias a Dios sólo salen durante 2 segundos, y no cantan ni nada, sólo salen y ya está, ni tan siquiera hablan). TAMBIÉN SALE MANUEL GIMÉNEZ, EL HOMBRE DE PELO BLANCO QUE PRESENTA EL PROGRAMA DE POR LAS MAÑANAS EN LA 1, ¡¡¡GUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARGUS!!!

¿Qué hace usted aquí, hombre de Dios?

Lo de los cameos alcanza el nivel máximo de cutrez cuando vemos aparecer a Santiago Segura. Era OBVIO que iba a salir, pero la película estaba tan necesitada de famosos, que Segura tuvo que traerse a un colega suyo, concretamente a Gabino Diego. Pero qué putísima mierda Redios.

Está claro que salieron a la calle a buscar al primer famoso que se encontraran para invitarle al rodaje.

¡¡¡YIEEEEEAAAAAARGH!!! ¡POR DIOS! ¡LA RUBIA DE NOCHE DE FIESTA! ¡Y HACE DE MALA! ¡YAAAAAAARGHS! Llega a salir la gorda de Noche de Fiesta y ahora mismo no estaría aquí escribiendo esto.

Y lo peor de todo es la sensación con la que sales del cine… No es el haber perdido los 6 euros (sensación a la que ya estoy más que acostumbrado). Tampoco es el derroche de tiempo (estoy en el paro, derrochar tiempo es mi única obligación). Es una sensación de vacío. Notas como si tu alma hubiera muerto. Y te preguntas “¿De verdad he… He visto esto? ¿Qué ha sido de esa voz interior a la que identifico como “Yo”?” Tu alma se suicida al ver esta película, las convulsiones que sufres por la horrible indignación en los primeros 20 minutos se disipan y tu cerebro se desactiva. Toda la mierda que suelta la película, terminas aceptándola. No es que te guste, la aceptas pero sabiendo que lo que estás viendo es la MISMÍSIMA PUTA ANTESALA DEL INFIERNO.

Caminas como un zombi, sin rumbo, mirando al infinito, mientras en tu ya difunto cerebro, rebota de manera cacofónica una pregunta: “¿Por qué?”. No es un “¿Por qué?” de los que me suelo cuestionar, como “¿Por qué hay gente que hace esta mierda?”, “¿Por qué sigo viendo películas de terror chinas?” o “¿Por qué no me pagan por ver esta basura?”. No. Es un “¿Por qué?” sin formulación ni respuesta. Simplemente, está ahí.

Creo que lo que sientes es un nuevo sentimiento, que ningún otro ser humano ha sido jamás capaz de sentir. Es cómo una mezcla de vergüenza, rabia contenida, que quieres liberar pero no puedes, impotencia, ganas de llorar… Como una especie de trauma momentáneo, del que tardas unos pocos minutos en recuperarte para poder volver a casa. A este nuevo sentimiento lo llamaré… Blargaldarg. Si, “Blargaldarg” mola.

Me voy a llorar a mi cama, sabiendo que esta bazofia ha recaudado casi 1 millón de Euros. Y yo he colaborado. Dios…

P.D: Mi amigo Uge dice que le gustó la película, yo sé que sólo lo dice para evitar que mis otros amigos y yo le asesinemos a rodillazos.

¿Te gustó? ¡Puedes apoyar a CINECUTRE con Patreon!

Comparte esto:
Nota del Crítico
Crítica


¡Sé el primero en comentar!
 
Deje una respuesta »

 

Dejar una respuesta 

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada