CRITICAS
379 visionados 0 comentarios

Espacio Exterior (1988)

por en 20 agosto 2020
FICHA TÉCNICA
 
TÍTULO ORIGINAL:

Space Mutiny

PAÍS:

Sudafrica / Estados Unidos

DURACIÓN:

93 minutos

 

Siempre creí que hacer una Space Opera era algo que quedaba fuera del alcance de los productores con dos pesetas… Ponerse a construir sets y rodar peleas intergalácticas; qué pereza y qué dineral. Es mucho más barato y fácil ir a un descampado y rodar con unos coches destartalados una nueva imitación de ‘Mad Max’. O ir a un descampado con cuatro cenutrios en taparrabos y espadas de plástico para rodar una nueva imitación de ‘Conan el Bárbaro’. Pero como diría Blade“algunos cabrones se empeñan en patinar sobre hielo cuesta arriba”.

La única pero gran ventaja de rodar una película futurista (no todo iban a ser desventajas) es que todo, absolutamente todo, se puede justificar con un “es que es EL FUTURO y las cosas se hacen así en EL FUTURO”. Cualquier parida, patinazo o falta de vergüenza torera a la hora de recrear EL FUTURO se puede resolver con “es que EL FUTURO, es así” y quedarte más ancho. Pero amigos, hay veces que para creerse EL FUTURO, se necesita poco más que un salto de fe como el que daba Indiana Jones.

Ordenadores con disqueteras: EL FUTURO.

FÁBRICA INTERIOR, DIGOOOOO…. ESPACIO EXTERIOR

A diferencia de otras tantas películas de ciencia ficción rodadas con las vueltas del pan, esta no empieza con un texto, directamente el narrador nos pone en situación: una misión de colonización espacial que se dirige a un planeta muy muy lejano, tan lejano que pasarán varias generaciones hasta llegar a él.

EL FUTURO, el único plano astral donde gente como José Callejón puede aspirar a crear tendencia.

De repente empieza la acción, pues un grupo de piratas espaciales atacan la nave y se lía la de Díos; naves por aquí, naves por allá, el espectador se lía tanto que ni sabe quiénes son los buenos ni quiénes los malos. Mientras tanto, la nave principal es saboteada, dejando inutilizado el puerto. Todo forma parte de un maquiavélico plan para apropiarse del buque, gracias a una sublevación de la policía, y entregar el control a los piratas. ¿Pero se saldrán con la suya los malos? ¿Es que no hay ningún héroe que no pueda hacer nada? Por suerte, por ahí pasaba Reb Brown para poner las cosas en su sitio…

En EL FUTURO se resolverá un problema que agobia a la humanidad desde que el tiempo es tiempo: ¿Dónde guardar el ordenador y su teclado? Pues empotrado en la pared. Gritemos todos juntos: “¡Viva EL FUTURO!”

Sí amigos, Reb “Capitán América” Brown, el mismo que se enfrento a Robowar o a Stirba, la mujer lobo, en ‘Aullidos 2’. Su esforzadísima interpretación como héroe incluye una clase práctica para convertirse en toda una Scream Queen a base de gruñidos, berridos, gritos varoniles o gritos de gata maltesa:

En EL FUTURO, la comunicación verbal se ha reducido a un puñado de gruñidos y gritos… por cierto, me encanta, cuando Reb Brown chilla como una niña que se acaba de romper una uña al final del vídeo.

Si su presencia en el reparto no fuera suficiente advertencia del horror que vamos a presenciar, por ahí también tenemos a Cameron Mitchell y a John Phillip Law. Uno con una pinta de aburrido que espanta y otro dándolo todo, con unas risotadas con las que parece burlarse del pobre espectador que tiene que aguantar tan dantesco espectáculo:

En EL FUTURO, el 80% de la población ha desarrollado una afección psicótica que les hace reír como simpáticos locuelos.

Centrémonos por un momento en el diseño de producción. Poneros en la piel del entusiasta productor que pone el dinero para tener su propio ‘Star Wars’ o ‘Star Trek’. Habría que construir varios decorados del interior de la nave… dejarse un pastizal, vamos. Nada de eso, vamos a esa fábrica abandonada de ahí y eso, será la nave; reciclamos unos ordenadores y al primer idiota que nos cuestione la tacañería de los decorados siempre se le puede soltar un: “Y tu qué cojones sabes de EL FUTURO ¿acaso has estado ahí? ¡NO! Pues a mamarla.”

En EL FUTURO este plano estará lleno de sentimentalismo y simbología. De momento aún no entendemos qué coño debió pensar el director para rodar una escena de cama a través de un válvula. ¿Fetichismo fontaneril?

Lástima que se les olvidara indicar al director que al rodar, EVITARA LAS VENTANAS. Y es que si hay una cosa que ha disparado esta pútrida producción de serie B al panteón de la mierda cinematográfica, es la desgana y la poca consideración del director en el momento de rodar y sudar olímpicamente de si se veían las ventanas, se colaba una luz solar -que incluso ciega al espectador- o ese cielo azulísimo de Sudáfrica. Además, cuando el director y el montador se dieron cuenta de ello, le propusieron al afable productor anaranjar la fotografía en las escenas de la fábrica mediante posproducción, y dicho productor les dijo… que nanai de la china, que eso se quedaba tal cual, porque ya llevaba demasiado gastado en esa película.

“Señor director, señor director que se ve el ventanal de cinco metros detrás de la explosión” “¡Idiotas! ¡Retrasados mentales! Esto es EL FUTURO, un futuro donde las ventanas de las naves espaciales irradian luz natural.”

Además, hay una regla no escrita del cine que dice que para recrear el futuro sólo hay que coger lo que llamaríamos una situación cotidiana y añadirle una excentricidad, algo que esté fuera de lugar. Ya pueden ser unos paraguas cuyo poste sea un flexo, unas bebidas fosforito o, como es el caso, una discoteca donde se lleva usar el hula hoop. Barato y sencillo, ¿quién dijo que imaginar el futuro era caro?

Y así es como en EL FUTURO se liga, nada de incómodas conversaciones que no llegan a ningún lugar ni “Ola k ase” ni hostias. EL FUTURO es el sueño húmedo de cualquier pajillero de internet.

Para apañarlo todo, reciclamos unos ordenadores y escritorios de oficina con los que recrear un bonito puente de mando. Además en momentos puntuales siempre se puede dar un toque futurista al decorado:


Estas turbinas están muy bien, pero el escenario no acaba de gritar “del futuro” con suficiente énfasis. ¿Cómo lo podríamos arreglar?

¡Ahora sí! Ahora es DEL FUTURO.

La estructura social de la nave también es bastante curiosa. Por un lado hay un monto de currelas que están en la fábrica y que dedican su tiempo a ir a discotecas a bailar en hula hoop. Luego está el puente de mando, gobernado por la versión espacial de Santa Claus, que básicamente se dedican… bueno, a buscar excusas para celebrar cócteles: hemos eliminado a unos piratas que nos querían abordar, pues que corra el cava; hemos descubierto un complot para tomar el control de la nave, pues unos gintonics por aquí… “Pero oigan que no han hecho nada, sólo descubrir el complot…” “Bueno, en cuanto arrestemos a todos los responsables, otra excusa para engullir canapés y montar la barra libre”. Y no os extrañéis de ello, pensad que su único trabajo, de todos los que están en la nave, es esperar a llegar a un nuevo planeta donde establecer una nueva colonia.

En EL FUTURO, no sólo dejará de estar mal visto, sino que será socialmente aceptado montar grandes ágapes y celebraciones con bebidas alcohólicas mientras se gobierna una nave gigantesca con miles de personas a tu cargo.

Lo único que parece hecho con un mínimo de tino en esta película son las escenas espaciales, que por supuesto compraron al peso a los productores de ‘Battlestar Galactica’. No me gustaría terminar este artículo sin hablar de las persecuciones. Casi mejor que os dejo un vídeo y juzgáis vosotros mismos:

“Y era un domingo en la tarde, fui a los coches de choque…”

Sí, las persecuciones son así de adrenalínicas, con un par de pulidoras de hielo que van dando vueltas en círculo por el mismo pasillo una vez y otra y otra… y con ese azulísimo cielo en la ventana del fondo.

Me iba a despedir, pero de repente me he acordado de las Bellerianas, unas señoras que ni pinchan ni cortan y que aparecen de vez en cuando con poca ropa y moviéndose de una manera sensual. Parecen un arreglo de última hora, para evitar una sobredosis de testosterona en esa nave espacial en la que Cissie Cameron parece la única mujer.

Todo esto y mucho más, me lleva a recomendaros que corráis a vuestra videoteca más cercana y consigáis una copia de… ‘Star Trek’ o ‘La Guerra de las Galaxias’, y sudéis por completo de esta inmensa basura.

¿Te gustó? ¡Puedes apoyar a CINECUTRE con Patreon!

Comparte esto:
Nota del Crítico
Crítica


¡Sé el primero en comentar!
 
Deje una respuesta »

 

Dejar una respuesta 

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada