CRITICAS
632 visionados 0 comentarios

Resident Evil: Afterlife (2012)

por en 19 junio 2020
FICHA TÉCNICA
 
TÍTULO ORIGINAL:

Resident Evil Afterlife

PAÍS:

Reino Unido / Alemania / Canadá / Francia / Estados Unidos

DURACIÓN:

97 minutos

 

Nota del Nitrorredactor: Saluditos chiquininos, soy CacaMan. El artículo que vais a leer a continuación está redactado por Pustulio, uno de nuestros lectores más acérrimos (a quien quizá conocéis del antiguo foro), y supervisado por mí. ¿Que cómo ha llegado este artículo a salir en la web?

Pues veréis, debido a las continuas borracheras y la somanta de hostias que le dio Uwe Boll, nuestro redactor jefe tiene el sistema nervioso de un oso perezoso hasta las cejas de Valium. Una tarde, el amigo Pustulio entabló conversación con nuestro jefe Oso vía MSN y entre otras cosas, Pustulio propuso escribir una crítica de “Resident Evil 4: Ultratumba”. Por motivos que escapan a cualquier tipo de lógica o comprensión, Oso confundió a Pustulio CONMIGO. El muy nitroracer creyó que era YO quien le proponía escribir un artículo y autorizó la creación del mismo…

Así que nada, el puñetero Pustulio escribió la crítica y ahora ninguno tenemos corazón para rechazar el trabajo. Ya lo sabéis: Si queréis escribir en este panfleto fascista llamado Cinecutre.com, sólo tenéis que haceros pasar por mí y hablar con Oso.

¿Existen las películas calientapollas? Es un enigma que ha mantenido a los científicos cinematográficos en jaque, desde que los Lumiere rodaron a un grupo de trabajadores saliendo de una fábrica. Para desentrañar de una vez el enigma se filmó “Residente Evil 4” (bueeeno, 4 no, mejor ¨Afterlife¨) y los resultados no podían ser más reveladores: SÍ, EXISTEN.

Y es que este filme es eso, una cinta calientapollas que te deja a medias durante su inacabable hora y media de metraje. Si tuviera que definirla con una frase sería: “¡Eh, mira, va a pasar algo guay… Ah, no! Que no hay presupuesto jajaja”. La peli te pone en la premisa de situaciones geniales y zombificantes como las siguientes (y al final nada de nada):

-“¡Eh, mira vamos a coger este bulldozer y a arrasar una masa de zombis! Uy, no se puede que no hay motor…”

-“Vamos a enfrentarnos a zombis subacuáticos (el terror de Cacaman). ¡Vaya, ya nada! Si eso, enfréntate a un zombi mojado.”

–“¡Oh! ¡Que escena de acción más guay viene a continuación! ¡¡¡¡No, PORQUE NO HAY PRESUPUESTO!!!”

Cada secuencia es así y pasas toda la película con la miel en los labios, para al final ver un plano de Milla Jovovich hablando de cosas desganada. Y da mucha rabia porque es algo que muchas películas están haciendo últimamente. Y digo yo, si no tienes pasta para hacer algo espectacular, no me vendas la moto prometiéndome todo lo contrario. Si hasta el cochino póster es aburrido ¡Es Milla mojada! ¡Punto, se acabó!


En fin, para que me entendáis, os destriparé cual zombi a un delicioso bebé, esta película calientabraguetas.

UNA PREMISA SIN PREMISA

La primera decepción llega pronto. Nada más empezar la película, te tragas una interminable secuencia introductoria donde una chica japonesa convertida en zombi en medio de un paso de cebra de Tokio, ataca a un japonés gordo y feo. Esta escena dura 6 minutos y  sólo tiene gracia si hay un impresentable en la sala de cine (como yo) chillando japonesadas incomprensibles “¡OMAERRA! ¡LEVERU FAIVO! ¡¡OE OE TEME!!”.

Tras el aburrimiento Miyazakoso, viene la ya conocida animación digital de la base subterránea, clásica de la saga, que en esta peli sólo sale tres veces. Vemos cómo Milla Jovovich, heroína de los niños, asalta la base, cosa que enfurece al malvado Wesker, un tipo con complejo de agente Smith, que manda a sus tropas a matar a Leeloo.

Nunca entenderé por qué los malos matan siempre a sus mejores hombres. Me parece una decisión empresarial de mierda…

Lo cierto es que Wesker (“CHRIIIIIIIIIIIIIIIS!!! YOU CAN’T HIDE FOREVAH!!!”) logra su objetivo pero… ¡No contaban con la decepción!
Si os acordáis, al final de la tercera entrega nos prometieron un ejército de cientos de miles de Millas Jovovich repartiendo leña con súper poderes y armas afiladas. Era estúpido pero deliciosamente divertido, épico y prometedor. Pues bien, este es el temible ejército de Millas Jovovich:

Lleva katanas porque está en Japón

¿Pero qué mierda es esta? ¡Solo 3 Millas Jovovich! ¿Estos bastardos nos prometieron un ejército de Millas Jovovich destruyendo cosas con furia homicida y ahora nos cascan solamente tres? No, si encima estos impresentables creerán que nos impresionan o algo… Vaya manera de enfurecer al espectador nada más empezar, yo sólo fui al cine por ver a docenas de Millas haciendo explotar cosas. Además, se pasan la escena actuando por separado en distintos lugares, osea que ni a las tres las ves juntas. En fin, sigo.

Japobobich y sus dopelmans masacran con katanas y estrellas ninja (¡que nipón todo!) a algunos de los últimos supervivientes humanos que quedan, todo ello con miles de ralentizaciones y bullet times. Realizando peligrosos ataques suicidas que acaban matándolas, menos a la original, que es una cabrona que opina que sólo ella merece perdurar y los clones, por ser copias, no deben vivir (no lo dicen pero yo sé que lo piensa).

Al final, Güesker huye en su helicóptero, momento en el que por fin vemos a muchas Milas Jovovich disparando contra el aparato, pero eso sí, pequeñitas y desde lejos, no vayamos a gastar pasta o a impresionar al espectador. El malo activa una bomba que implosiona destruyendo la base ¡Y AL EJÉRCITO DE MILAS JOVOVICH! Lo que impide que Milla use ese ejército contra él y que el espectador se divierta.

Como colofón final, el villano inyecta a Milla un virus que anula el virus T de la protagonista (¡Virucepción!), destruyendo así las células que la habían hecho todopoderosa. ¡Así que ahora Alicia ya no tiene súper poderes! ¡Joder qué bien! Todas las premisas molonas de la peli borradas en sólo 10 minutos. Sí señor, así se mantiene el interés del espectador.

La aeronave explota (con ‘bullet time’, por supuesto)  y, sin poderes, la protagonista consigue sobrevivir y escapar fundiendo la imagen a negro.

Aquí podría hacer muchos chistes sobre terremotos y Japón pero ya los habéis hecho en la cabeza… ¡y debería daros vergüenza!

UNA PELI DE ZOMBIS SIN ZOMBIS

Ya no hay súper poderes ni ejército de Millas Jovovich clonadas, ¿cómo atraemos la atención del espectador? ¡De ninguna manera! Ya no se puede, habéis destruido mis ilusiones y esperanzas. Y ellos lo saben además, por eso no nos van a dar nada que nos divierta…

Nuestra heroína recorre el mundo en una avioneta de CGI buscando supervivientes y grabándose a si misma con una cámara digital contando su vida, como una videoblogger petarda cualquiera. Su destino es llegar a Arcadia, una ciudad de Alaska que diariamente transmite mensajes avisando de que hay comida y refugio.

Una pandemia zombi no es excusa para no ir arreglada y más si vas a subir esto a Youtube.

Maquillajovich llega a Arcadia, donde no hay nada, sólo aviones abandonados. Ha sido trolleada. Aunque no todo está perdido, afortunadamente intenta ser asesinada por su antigua amiga Claire Redfield, igual de hermosamente maquillada, incluso con kilos de barro encima. Milla consigue derribarla  y le saca del pecho una araña robot roja que borra la memoria (?¿?¿? ¡biba la ciencia!).

A partir de entonces, la prota y Claire se pasan todo el filme soltándose frases malinterpretables, en el sentido lésbico. A cada frase, parece que en cualquier momento se van a oler el pelo y lamerse los pezones. Pero eso tampoco pasa…

Es aquí donde la peli se pone interesante. Ya que no hay súper poderes, ni ejércitos de Millas, ni lesbianismo, ni presupuesto, ¿qué hacemos? Pues plagiar “Amanecer de los Muertos”, pero cambiando el centro comercial por una cárcel. Claro, porque nunca hemos visionado eso. ¡Supervivientes atrincherados en un sitio con comida y armas! ¡Estaba deseando verlo OTRA VEZ!

Pues nada, mis queridos asquerositos, esto es lo que hay. Durante el resto de peli veremos las emocionantes aventuras de un puñado de idiotas que no nos importan, en medio de la cárcel–base y rodeados de miles de zombis. Todos ellos siguiendo los clichés, como está mandado: La tía pedorra que muere, el que sabes que traiciona a todos, una minoría étnica (en este caso un asiático, esta peli es súper nipona), un ordinario, un tío para morirse y…. “Este tío debe ser famoso”.

Me quiero centrar especialmente en este personaje, al que he bautizado “Este tío debe ser famoso”. Según el guion, se trata de un ex-jugador de baloncesto y el tipo más majo del mundo. Me llama la atención porque se pasan media peli haciéndole la pelota. Su presentación es ya de por sí espectacular: Milla y Claire van a aterrizar con su avioneta digitalizada en el tejado de la cárcel. Pero este es demasiado pequeño y el avión, al aterrizar, no tiene espacio suficiente para frenar y queda colgando del borde de la azotea. Justo en ese delicado momento, nuestro encumbrado personaje hace esto:

¡Detiene el avión haciendo como si encestase en la canasta!

Y por si eso fuera poco, todos los personajes dicen constantemente cosas como “es nuestro Número Uno”, “es la estrella del lugar”, etc.
Para rematar, es atrapado en una red de túneles subterráneos por un zombi mientras tratan de escapar, siguiendo el buen cliché de matar al negro en las pelis. Pero… ¡NO! Al final sale vivo del túnel mientras mata zombis y dice frases como: “¡¡Ahí tenéis el poder de una estrella!!”.

¿Pero a qué viene tanto lameculismo? Debe de ser un rapero famoso o algo… ¿Y por qué no hablan apenas de nuestro compatriota SERGIO PERIS MENCHETA? ¡Sí él es el Capitán Trueno!

Se le debió pegar el barato cutrismo de ‘Resident Evil’ y por eso, ‘El Capitán Trueno’ es más conocida como “Capitán Truño”

Nuestras heroínas son acogidas por los supervivientes y el gran Héroe Negro. Pero luego son rechazadas, ya que los habitantes de la cárcel pensaban que venían a rescatarles, enviadas por Arcadia, que resulta que no es una ciudad, sino un gigantesco barco anclado en la costa frente a la prisión… ¿Perdón? Un momento…

¿La costa? ¿Como que la costa, desgraciados? ¿Vuelve a haber mar? ¿Cómo coño hay mar de nuevo si en la tercera peli dijeron que se había secado? ¿Ahora nos venís con éstas? No pueden mantener la lógica de una película a otra, la virgen. ¿Como coño lo justifican? ¿Llovió mucho? Bah, tengo mi propia teoría, ilustrada amablemente por Cacaman:

1-El zombi que en la tercera película se bebió todo el agua del mundo se siente evidentemente algo hinchado. 2-Decide echar una meada para aliviar la hinchazón. 3-Como ha bebido mucho, el desgraciado no puede dejar de mear. 4- Y así el zombi crea una nueva masa oceánica de orines.

Todos viven felices en la cárcel hasta que descubren el pastel. Cuando llegaron los supervivientes a la prisión, encontraron en el sótano a un hombre encerrado en una celda especial, y lo mantienen allí por miedo a que sea peligroso. Ese prisionero no es otro que…

Creo que estoy encasillado…

¡Exacto, es  Michael Scofield! En ese momento toda la sala empieza a hacer coñitas de ‘Prision Break’ en voz baja, o como en mi caso, a gritos. El tipejo trata de mostrar su inocencia siendo lo más creepy y amenazador posible, mientras afirma ser el único que sabe una manera de escapar de la prisión (Tendrá el mapa tatuado). Como remate final, resulta que se trata de Chris Redfield, el hermano de Claire (qué pequeño es el mundo en medio del apocalipsis zombi…).

“Pero Pustulio, ¿la peli no va de zombis?” os preguntaréis furiosos… Ah sí, es verdad, lo olvidaba.

ZOMBIS EN EL VÁTER. MIEDO AL CAGAR

Como ya os dije, esta peli no tiene presupuesto, así que no hay zombis. Hay cuatro extras maquillados y muchos CGIs moviéndose y vistos desde arriba y pequeños. Vamos, que podrían ser cualquier otra cosa como vagabundos o lectores de Cinecutre.com. Pero como esta peli es de ‘Resident Evil’, el resignado Paul Anderson (el malo, ojo) tuvo que meter alguno.

De este modo, cada vez que necesita que alguien muera, el inútil del director lleva a un personaje a los baños del sótano, donde un muy oportuno zombi saldrá de detrás de un váter a comérselo. Los personajes harán “’¡Huu! ¡Haa no!”, le disparan al zombi y volverán arriba a sudar del muerto y a tener conflictos. Así varias veces, porque si algo funciona para qué cambiarlo, ¿verdad?

De repente he pensado en ‘Blade 2’, no se por qué…

Lo más ridículo de esta situación es cuando aparece el gigante del hacha… ¿Y este señor quién es? De la puta nada y sin que nadie nos avise, surge en medio de la ciudad este armatoste:

¿Pero este señor quién es? En las pelis de ‘Resident Evil’ los zombis funcionan de manera estándar. Te muerden y te conviertes en uno. ¿A quién coño mordieron para que salga el Pyramid Head este? Estoy fascinado. ¿Quién era? ¿A qué se dedicaba? ¿Pagaba sus impuestos regularmente? Yo creo que el filme debería tratar sobre él.

Como yo no sé mucho de videojuegos, le pregunté a Cacaman qué pinta este tío aquí y esta fue su respuesta: “Nada tío. Simplemente es porque sale en ‘Resident Evil 5’”. Yo considero esto algo muy imbécil, pero como tras la crítica que Oso escribió sobre “Battleship” descubrí que los gamers son las fangirls más lloronas y pesadas del universo, prefiero no indagar más en el asunto…

El mastuerzo empieza a machacar la puerta de la cárcel para derribarla, pero es ridículo porque se pone a darle golpecitos con una pereza increíble. Cuando la podría derribar de un guarrazo con el martillo-hacha.

Nuestros héroes se ponen las pilas para huir, quien les iba a traicionar les traiciona (vaya giro de los acontecimientos) robando el avión, sueltan a Christian Camporrojo, y descubren que no pueden usar un bulldozer que tenían dentro de la cárcel para espachurrar zombis.  ¿Total, para qué? Eso podría llegar a divertir al espectador y eso sería horrible, ¿verdad?

Después, tras hora y diez de peli… ¡Vemos zombis! ¡Viva! Deberíamos estar agradecidos. Bueno, en realidad vemos a cuatro cutre zombis morir mediante ‘bullet time’ y ralentizaciones (el director no conoce otro recurso). Una auténtica inutilidad de zombis que sólo se dedican a estirar las manos, esperando que la comida caiga gratis en ellas.

Pero la prota es más guay que nadie. Así, mientras los otros huyen, Milla salta edificios, hace explotar zombis, y su marido (guionista y director de la peli), tiene sexo esa noche.

¡Ung! Si no fuéramos a cámara lenta podríamos cogerla…

El grupo opta por huir a través los túneles hechos por los zombis en el baño (suena chupi el plan de meterse en un túnel oscuro lleno de zombis para huir de otros zombis). Pero cuando están a punto de entrar, el chino es partido por la mitad por el Pyramid Head del martillo, a quien nadie ha visto ni oído, a pesar de que mide 3 metros, ya que se escondía detrás de una ducha.

La pelea no dura mucho, Clara Camporrojo le da su merecido, pero como no es Mila Jovovich no puede matarlo, así que tiene que venir la protagonista a volarle la cabeza, disparándole con su arma dispara-monedas (¿Una pistola que dispara monedas? ¿Qué mongolada simboliza esto?).

Esta escena no es en absoluto ‘fan service’

OJALÁ HUBIERA DIRIGIDO YO ‘THE MATRIX’

Y por fin llegamos al final. Milla y sus dos amigos, Claire y Prisonbreik, llegan al barco Arcadia, el cual no sólo está vacío, sino que es una trampa para conseguir humanos con los que experimentar (creo que soy el único que no entiende cuál es el plan de Umbrella, la empresa que ha montado el pifostio del fin del mundo… ¿Gobernar un mundo de zombis?).

En medio de tanta megalomaniada absurda, Albert Wesker hace su aparición, convertido esta vez en el Agente Smith 2.0 con el virus inyectado y defendido por el traidor de la cárcel y dos perros copiados de “Blade 2” (si las pelis fueran webs, esta peli sería Costreando).

¿Ya sabéis qué viene ahora no? ¡Ralentizaciones y bullet time! La madre que parió al Anderson. Fijo que mientras se ducha imagina qué hubiera pasado si hubiese sido el director de ‘The Matrix’.

Finalmente, Milla entra en estado “soy la novia del guionista” y derrota a los zombis caninos, pero nada puede hacer contra Wesker, quien apaliza sin piedad a una desarmada protagonista gracias al puto ‘bullet time’ de los huevos. Y cuando todo parece perdido, surge la esperanza:

¡Exacto! La autentica heroína de la peli es… ¡BURGER!

Qué manera de cargarse otra escena de acción. Sencillamente no la hay, dos ‘bullet time’ y una cría vestida de tampón, que pilla el arma y se la da a Milla Superwomanovich.

El malo es derrotado de un disparo bucal y huye en uno de sus numerosos helicópteros, tras la vergüenza de ser apalizado por alguien que se llama Burger. No sin antes activar una bomba, que hace que el barco explote. Pero…¡Giro! La bomba fue convenientemente puesta en su helicóptero, en un momento que nunca vimos, ya que toda la escena se rueda en tiempo real. Y justamente en el helicóptero que iba a coger el malo, mira tú, habiendo 15, justo en ese. ¿Seguro que Mila perdió sus poderes? ¿No le quedará alguno, como desafiar tiempo y espacio?

El malo explota hermosamente y los supervivientes liberados de Arcadia aplauden a nuestros héroes. Y ahora, como en toda peli de ‘Resident Evil’, toca escena final-gancho que enlazará con la próxima secuela. Si por ejemplo, en la segunda entrega se trata de Milla Jovovich con súper poderes acojonantes que nunca usará y en el tercer capítulo un ejército de Millas Jovovich que no saldrá, en esta es…¡Aviones de Umbrella atacando el barco!

¡Por dios! Con este gancho parece que quieren decir: “No tenemos ganas de seguir con esta mierda, pero los productores nos obligan.” Además, ¿cuanta gente trabaja para los de la Sombrilla? Yo creo que esto no es una invasión zombi, es una invasión de hombres de Umbrella. En fin, la peli se acaba y la crítica también.

 

AQUÍ HUELE A MUERTO… (¡PUES YO NO HE SIDO!)

El único muerto viviente aquí es esta saga, un auténtico zombi purulento que repta por las carteleras intentando llevarse un piquito. Y lo consigue, ya que cada secuela recauda más que la anterior… Tras la más o menos decente primera entrega, las restantes fueron decayendo en la serie B más infecta, aun cuando contaban con el cuádruple de presupuesto. Un auténtico expediente X y es que, cuanta más pasta invierten, más tufo a videoclub.

Espero que gracias a mi Pustúlica sabiduría hayáis entendido más lo que es una Peli Calientapollas. Vuelvo a mi mundo con una
gran lección: No os convirtáis en zombis porque parece una cosa bastante molesta.


PD: Este es el póster de la 5. Y literalmente nos lo venden con el culo. ¿Y cómo que el mal será global? ¿No lo era ya en la tercera película, manga de inconstantes?

Comentarios

¿Te gustó? ¡Puedes apoyar a CINECUTRE con Patreon!

Comparte esto:
Nota del Crítico
Crítica


¡Sé el primero en comentar!
 
Deje una respuesta »

 

Dejar una respuesta 

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada